Cuidados

y consejos

Nuestras botas no entienden de estaciones.
Están diseñadas para usarlas en cualquier época del año.
Cuídalas y te cuidaran.

Limpieza Leve

Para una limpieza leve solo necesitaremos unas toallitas húmedas (las mismas que utilizamos para los bebés). Frotamos sobre los cantos de las suelas blancas y volverán a estar nuevas.

Después podemos aplicar grasa de caballo y dejar que la piel absorba la misma. Si queremos que no den tanto brillo, pasaremos un paño de hilo seco para matizarlas.

Limpieza profunda

Para una limpieza más profunda, quitaremos los cordones (si los tiene) y con un paño de algodón húmedo que no suelte hilo, aplicaremos un poco de jabon de manos Ph Neutro del tamaño de un garbanzo. Una vez este el paño húmedo con el jabón bien distribuido, frotaremos toda la bota. Si queremos limpiar los recovecos lo podemos hacer con un cepillo de dientes húmedo con un poco del mismo jabón y con mucho cuidado.

Para quitar el jabón, utilizaremos otro paño solo con agua y escurrido.

Para finalizar, engrasaremos las botas con grasa de Caballo, haciendo hincapié en las costuras. Dejamos que absorba la piel la grasa y si ha quedado algún brillo, le pasaremos un trapo totalmente seco y que no suelte hilo.

Ponemos los cordones y botas nuevas!!!.

Algunos consejos

En Invierno póntelas con un calcetín 100% de LANA, no pasarás frio.

En las noches de verano debes ponértelas con Calcetín fino 100% de Hilo. Con este calcetín y la calidad de nuestras pieles, tus pies transpirarán sin problema.

Te recomendamos, darles un cepillado por todos los “rincones” de las botas y de vez en cuando hay que aplicarle grasa  de caballo para que penetre y nutra la piel, manteniéndola “elástica y protegida”.

En verano evitará que la piel se reseque y en Invierno el agua no será un problema.

Si se rompen tus cordones de cuero, podrás adquirirlos en esta página. Unas botas, aunque tengan cinco años, con sus cordones nuevos hacen que tu bota parezca nueva. También puedes cambiarles el “look” poniendo otros de diferente color al de tus botas.

Conserva tus botas en un armario libre de humedad y sin luz directa del sol.